Login

Signup

Impacto del covid-19 en las personas migrantes en España

Ellas y ellos son mayoritariamente migrantes. Ellas y ellos son esenciales para sostener nuestra vida y nuestros cuidados. Es paradójico que, siendo esenciales, sean noticia por las condiciones de indignidad en las que viven o trabajan.

La fractura esencial

Si bien las guerras, los desastres de origen natural y las diferencias étnico-raciales habían sido un fundamento para accionar respuestas humanitarias en los siglos anteriores, hoy la humanidad se está cuestionando y debatiendo, aún sin ver el fondo, entre sacrificar a un cuatro o cinco por ciento de la población sobrante y, por otro lado, confrontar un modelo económico global que nos dinamizó e instalo en una desigualdad, aparentemente irrompible.

Mujeres y niñas refugiadas y migrantes en mayor condición de vulnerabilidad ante las violencias

Por ello, consideramos que, al margen de leyes y tratados internacionales que mencionan la necesidad de salvaguardar y respetar la vida digna y los derechos humanos de niñas, adolescentes y mujeres en toda su diversidad, es necesario construir una consciencia colectiva sobre la realidad y contexto actual, que involucre personas en todos los ámbitos, desde la escuela, el trabajo, la casa, la comunidad, los espacios y transporte público, para fomentar el respeto, una cultura de paz y no violencia…

Reconstruyendo a partir de las ruinas

Las personas que resurgen desde el dolor, la injusticia y el trauma necesitan acompañamiento, tiempo y estrategias para reconocer cómo lograron ponerse a salvo, así como a sus seres queridos, así como el cuán capaces han sido para seguir adelante a pesar de las amenazas, la violencia extrema, la violencia sexual y de género, de la persecución por pandillas, del acoso por la orientación sexual o la identidad de género, por sus creencias religiosas, sus opiniones políticas o su pertenencia a determinado grupo, más la pobreza y la marginación. Es en esta encrucijada que el apoyo psicológico es imprescindible.

Mensajes para una cultura de paz

Aquí, un factor fundamental es la confianza: un espacio seguro es un espacio en el que las personas que ahí acuden son, primordialmente, confiables. Si en un grupo, sus integrantes reciben mensajes como los mostrados más arriba, entonces se podrán fomentar actitudes y acciones que difícilmente generarán confianza y tampoco serán capaces de originar procesos autorregeneradores y que se adapten al entorno cambiante.